A las nueve menos cuarto, retorno a una odisea vivida

Con la voz del irrepetible actor Juan Luís Galiardo


Documental rodado en Francia y España sobre la memoria histórica de la guerra civil española, que revisa las amarguras de Pepe Marín, un republicano que tuvo que huir desde Algeciras hasta París, dónde llegó a ser encarcelado por los nazis de la Francia ocupada, hasta su regreso como apestado a su tierra después de 14 años. Una obra íntima y personal del nieto del protagonista, quién heredaría su mismo nombre, de unas memorias desveladas medio siglo después de ser escritas. Un relato sin aditivos narrado por la inconfundible voz de Juan Luís Galiardo, lamentablemente desaparecido en junio de 2012.

Otra historia más de la guerra, si. Sólo que ésta es... la nuestra.



Querido Juan Luís: 

Me quedo con nuestras charlas sobre la vida y aquel abrazo que nos dimos cuando grabamos las voces de este documental que ya se ha convertido, sin quererlo, en tu último trabajo para nuestra comarca. Me siento muy orgulloso de haber compartido aquellos maravillosos días, de haber llorado contigo al leer el poéma que mi abuelo envió a su madre desde París, de haber podido trabajar con uno de los grandes del Cine Español. A modo de homenaje, te mando este último vídeo allá donde estés... y por favor, como irás al cielo de los rojos... si ves a mi abuelo, dale un abrazo y tomad una copa a nuestra salud. 

                                                                                                                                   Tu amigo,  Pepe Marín






Azadón, un retrato sobre la inmigración ilegal

Cruzar el Estrecho es mucho más que subir a una patera


Rodado en Algeciras, Tánger (Marruecos) y Jaén en 2005, este cortometraje ha sido visto por miles de personas en todo el planeta, gracias a la amplia difusión conseguida en los más de 40 festivales internacionales donde formó parte de las secciones oficiales. Dotado con siete galardones, es para muchos una clara visión sin palabras sobre los motivos que llevan a personas sin futuro a cruzar fronteras prohibidas, y lo que les espera al otro lado. Aún tiempo después de su proyección en formato cinematográfico, el Instituto Cervantes sigue difundiéndolo en multitud de países donde sirve como ejemplo perdurable sobre las ironías entre civilizaciones. Aquí puedes ver cómo se hizo.