Blanca, Fátima, Joaquín, Almudena... pintar, remar, bailar.

La comunidad algecireño/berlinesa fue las más prolífica de cuántas nos cruzamos. Los días vividos en un Berlín frío, a -15 grados, nos depararon sin embargo un calor especial. Y es que estos chicos, algunos de los cuales van y vienen de Alemania como quién pasa el día en la playa de Bolonia, son gente hecha de una madera especial. Para empezar el menú dividido en dos partes, ofrecemos dos pintoras, un piragüista, y una bailaora que regenta el punto de encuentro de todos. El bar/Centro Cultural Al Andalus, es ese sitio para todo que acabó siendo nuestra embajada en Alemania. Ojú!


Berlín ( 1ª parte)


Berlín ( 2ª parte)