De la simpatía de Ana Blanco, al flamenco en "Casa Pepe"


Nuestro París "especial" tiene ecos de un acordeón, olores a brisa húmeda y café entre el Sena y Notre Dame. Y más, mucho más. Nos abre su puerta una próspera chica procedente del humilde barrio de "La Granja", en Algeciras, que hoy vive en uno de los prohibitivos distritos centrales parisinos. Habla tres idiomas y aún le parecen pocos. Con ella y su peculiar familia francoandaluza, nos sentimos acogidos. Como en Casa Pepe, testigo del glamour de los intensos años 70, donde se idolatra a Paco de Lucía. El broche, un interesante Antoine Zambrano, de los Zambrano de toda la vida.

París merece dos partes y mil regresos.


París ( 1ª parte)




París ( 2ª parte)